Brilla tú, diamante loco


Cuenta una negra leyenda que el famoso Diamante Hope (antiguamente conocido como Diamante Azul) está maldito desde que un sacerdote hindú lo robó del templo de la diosa Sita y fue torturado hasta la muerte, aunque esto se puede entender como un castigo por el delito cometido. En Europa del siglo XVII, la joya apareció (la sustrajo, ¿no?) en manos del contrabandista francés Jean-Baptiste Tavernier, quien murió tras ser atacado por una jauría de perros salvajes, tal vez disparando del algún hurto.
Años después un joyero galo vivió obsesionado con el dichoso diamante hasta que una mañana de marzo se suicidó luego de perder la razón. Años más tarde la piedra fue adquirida por el príncipe ruso Iván Kanitoisski quien meses más tarde moriría asesinado luego de matar a una de sus amantes parisinas. Historias como estas hay miles hasta que 1958 luego de ser depositado (como no) en el Smithsonian Institut de Washington dejó las maldiciones para otras gemas.
Como no podía ser de otra manera una copia no muy fiel, comercializada por un chino, hizo estragos en la historia reciente, aunque con un efecto bastante diferente, transformando las desgracias en hechos inéditos y otrora imposibles. Así se sospecha que el Diamante Jope se escondió en el bolso de Gabriela Sabatini cuando ganó el USOpen, y en el bolsillo de la camisa de Mostaza Merlo el año que Racing volvió a ser campeón. También se cree que Marcelo Tinelli lo utilizó ilícitamente para pasar del “pum para arriba" a la multimillonaria cuenta bancaria de estos tiempos, así como Julio César Toresani hizo lo propio para jugar en River y en Boca. Fuentes malintencionadas mencionaron también que este cronista adquirió el diamante (por la módica suma de 75 pesos en Luncheon Check) para aumentar el número de comentarios, cosa que desde estas líneas se desmiente ya que el autor de las mismas no tiene acceso a estas cosas (en clara alusión a los mencionados bonos).
Cosas extrañas (algunas buenas y otras desgraciadas) han sucedido a lo largo de la historia y es muy cómodo -la verdad- echarle la culpa a una piedra por más preciosa que ésta sea o a que todo está escrito. Por las dudas, el abajo firmante, (y como cantaría Sabina) cuando le hablan del destino cambia de conversación.

6 se cantaron algo:

Sr. M dijo...

Acaso duda, amigo Sandro de la vercidad del titulo de Rasin club fomentado por los poderosos cuernitos de Mostaza, el titulo del USOpen de la hermana de Ova Sabatini, del talento de Tineyi (viejo... el tipo hacia camaras ocultas, sorprendia a "victimas" arrojandoles su auto desde una grua, y mas aca hizo bailando por un sueño 1, el 2 no es serio desde que baila Boy Olmi),el tipo esta plagado de exitos y de talento.
Y usted se lo atribuye todo a una simple piedra? nooo.
Aunque no estaria mal entregar una copia a ciertos personajes argentos, quienes gozan de muy buena salud, como Mendez o De la Duda, a ve rsi corren el mismo destino que los de la leyenda.
Citando a un lector de este blog dire que yo tambien fui victima del abuso de mis padres, quienes me mandaron al colegio y me privaron de divertirme con Tineyi.

PD: Me parece un buen momento para iniciar un club anti Boy Olmi, no entiendo que hace ese sujeto en la sociedad argentina.

Ci Vediamo

Hugo dijo...

Si Mendez agarra la piedra... es como un cataclismo no, es el emperador peleando contra Yoda, detergente mas lavandina, uvasal sin agua en la boca...

Sr. M dijo...

Por lo que veo, querido Hugo, usted no se pudo comprar una licuadora o un minicomponente gracias al gobierno de Mendez, por eso tanta bronca.
Paciencia.
Y quien seria el turco? Palpatine o Yoda?

Ci Vediamo

Roberto Sánchez dijo...

Y si quizás ya la tubo y no nos dimos cuenta? La piedra más unos cuantos choripanes y vasos de vino son un arma infalible para ganar elecciones...

Salud y buenos alimentos

Clocks dijo...

Para mi que la piedra la tuvo Junior en el helicoptero, la llevaba Oltra en la guantera, jejejejejejeje.
Cada dia mejor este blog.

BF dijo...

He aquí la causa de los males de la Argentina. Dada las furtivas relaciones carnales con el país del Norte, la piedra tocó puerto argentino de la mano del Turco, para perderse en los pasillos de la Rosada. Habría que contratar al eficaz Sherlock Holmes para que la encuentre.