Animalario de guitarristas

 

     Así como los amantes del tango sueñan con tocar el bandoneón o con ser uno de Los cantores de Varela, todo rocker  (o la mayoría de ellos) es en gran medida a un músico frustrado, guitarrista -para más datos- en la mayoría de los casos. Este instrumentista es, junto al cantante, el centro de atención de toda banda de rock, blues, o reggae que se precie; y eso sin imaginar que el cantante y la primera guitarra son la misma persona, porque eso ya es pedir demasiado.

      Los guitarristas no serían nada sin sus grandes escuderos rítmicos: los bajistas y los bateristas.  Para compararlo al más fiel estilo argentino, podríamos decir que, seguramente, la hinchada de Independiente hubiera entonado menos veces el famoso Bo-Bo-chini, si no hubiera estado Giusti pegando patadas ni Marangoni devolviendo la pelota redonda.  También existe, en los grupos más numerosos, el guitarrista ritmico quien brilla menos y hace el solo, sólo cuando lo presentan (un Burruchaga si se sigue la anterior tónica comparativa).  Nadie sueña con tocar la guitarra rítmica en una banda, aunque después lo haga más que dignamente.  Todos se imaginan ser Agnus Young, y nunca su hermano Malcolm; el ídolo es Satriani y no el que le aguanta el ritmo para que él se luzca y es más ninguneado que el  que está al lado del cantante de Los Piojos.

      Existen varios tipos de guitarristas entre los no profesionales, y a su vez estos se dividen en varios subgrupos.  Los hay que tiene formación folclórica y se pasaron toda la primaria rasgando los acordes de Lunita Tucumana en los actos del 9 de julio,  Zamba de mi esperanza y Valderrama en alguna actuación de fin de año, y desde aquí y casi sin darse cuenta pasaron a ser los principales interpretes de los temas de Gieco, Presente y  Rasguña las piedras en todo fogón, picnic, campamento, reunión, fiesta de la Secundaria. La mayoría de estos, ya en su edad adulta, tiene trabajos normales de lunes a viernes y los sábados hacen tributos a Sabina, Silvio Rodríguez o Aute en los bares de su barrio. Alguna vez  mechan temas de Baglietto (que a su vez son de otro).

    Otro de los tipos son los músicos de carrera, los guitarristas de conservatorio con gran cultura musical y capaces de tocar sin cansarse piezas de Mozart, Bach, Wagner o Strauss ante la indiferencia de todos sus familiares que poco a poco comienzan a retirarse hasta que como por arte de magia regresan formando  trencito cuando suenan  los acordes sol-re-la de la intro de la bamba o si arranca algún “cuando te llamo por tele-fo-no y tu no quieres con-tes-tar…”.  Algunos de estos respetables músicos se convierten grandes concertistas y otros, en cambio se conforman con hacer piezas clásicas en la calle o en alguna banda municipal, siempre combinado con trabajos “normales”.

    Para terminar no se puede dejar de mencionar al grupo más entrañable (en el que se encuentra quien firma estas líneas): el guitarrista frustrado.  Empezaron por hacer “air guitar” con Paradise city en los boliches de moda, luego después de trabajar de canillita en la plaza lograron comprarse la guitarra y hoy casi 20 años después apenas si rascan Knock’ in on heaven’s doors o algún punteo de Clapton.  Nunca perderán la esperanza de poder tocar dignamente diez o quince temas y por el momento se dedican con tocar la guitarra imaginaria esperando que el semáforo se ponga verde (en ocasiones incursionan en el air drums) o a componer canciones para hinchadas de fútbol, así que no se sorprenda si algún día al abajo firmante parado en un paraavalanchas cualquiera sin remera y colgado de un trapo entonando algo como “si yo fuera de Caseros/ correría en patrullero/ si yo fuera de Merlo correría de local/por eso yo soy de acá/ soy del barrio de Devoto/ porque es un barrio de locos/ y todo el año es carnaval”.

15 se cantaron algo:

Viejex dijo...

Anoteme en el grupo mas entrañable. Pero en el subgrupo de los que ni siquiera pueden tocar decentemente el timbre.

Cando dijo...

No se preocupe si no es un Satriani o un Vai, lo importante es que usté es un tipo de buen corazón!!! (?)

De todos modos, se olvidó decir que los cantantes y los guitarristas de toda banda de rock, ganan minitas a lo loco!!!

Abrazos afinados!!!

r.- el corre ambulancias dijo...

yo soy como una mezcla de frustrado mal y el qeu arranca con ganas

de chiquito rascaba la criolla, y ahora de grande le meto air guitar en los semaforos, hasta con caras de punteo y/o distorsion segun corresponda

Staff de Bla Bla Bla dijo...

Nosotros no podemos tocar ni un timbre, es más no servimos ni para espiar

Araña Patagonica dijo...

Don't worry. Un curso por fax con el Profesor Roña Castro y asunto solucionado..

Minitasssssssssssssssssssssssssssss

Anita dijo...

Este blog se trata solo de guitarras?

Vengo desde el blog de r.-


Brian May y ....put@madre no me acuerdo ahora el nombre...el de Pink Floyd me encantan, escucharlos hace q el alma se eleve

Anita dijo...

Xq me gusto el título del blog......y xq subo y no se donde me llevas, sigo al blog.

Eduardo dijo...

Hola Amigos, soy Eduardo Sandino un guitarrista de Bolivia los invito a escuchar mi musica visiten www.youtube.com/EduardoSandino y apoyenme, tambien tengo canciones para bajar en http://www.myspace.com/EduardoSandino ... Gracias...

Viejex dijo...

A la pucha, toca en serio este muchacho de Bolivia. Se me llenaron los dedos de envidia, vea. Cuando sea grande quiero tocar como usted, Eduardo. Felicitaciones.

Pero métale alguna letra en castellano, deje el inglés para los gringos, háganos la caridad.

Abrazos ancianos (y bien argentos y latinoamericanos)

cachetazoalaviolencia dijo...

Hay otro grupo de guitarristas frustrados:

LOS QUE TOCAMOS COSAS QUE NO LES GUSTAN A LAS MINAS (JAZZ O BLUES) Y JAMÁS TOCAMOS EN LOS ASADOS.
Estamos condenados a la soledad de la pieza, o a ponernos de novios con un bajista.

Eduardo dijo...

Gracias Viejex, hago lo posible por tocar, todavia falta mucho por recorrer... Respecto al comentario anterior de "Guitarristar Frustrados", pues fijate que en los asados nadie quiere oir heavy metal :( tampoco a menos de que sea una fiesta solo para los que gustan de heavy...

Roberto Sánchez dijo...

viejex: anotado
cando: denserio? me hubiera avisado antes.
R.-: siga asi,sobre todo es mejor hacer airguitar que scarse moquelis.
blablabla:no será para tanto
ara: es impossssssssible jejejee
anita: no se trata nada más que de guitarras. Se llama Roger Waters
anita2:gracias
eduardo: barrilete cósmico!!! debe tocar asi por la altura.
viejex: vio como la rompe!
cachetazo: seguro que estaria encuadrado en el mismo sitio que los clásicos y una indiscreción :¿hace mucho que sale con el bajista?
marcelo: no se mne haga el humilde quiere.

salud y buenos alimentos

Roberto Sánchez dijo...

anita: perdon waters tocaba el bajo, el guitarrista era David Gilmour.

salud y buenos alimentos

Eduardo dijo...

Y actualmente hay muchos guitarristas frustrados, los que toca solo heavy y rock neoclasico pero en los lugares que habitan domina la cumbia villera y el reggueaton y se ven obligados a no vivir de la musica... :( como yo !!!

Ademas es increible como personas que no son musicos y no tienen talento musical llegan a ganar gramys o premios solo por contratar a un grupo de bailarinas que parecen loquillas!!! jeje que vida mas loca esta, o como estos tipos del ecuador: Baile del Conejito que le mando mis respetos por ser tan desvergonzados y tocar esa musica ultra super popular... me dio gracia verlos, pero cada uno es dueño de ganarse la vida como pueda, realmente hay cosas muy extrañas en este mundo... No solo existen musicos frustrados, hay de todo, ingenieros, arquitectos, politicos... o a veces uno no se fija que tiene algun talento, pero aveces el medio en el que uno esta no sabe valorar lo que uno hace, y aveces inclusive uno mismo no se valora... es un tema muy profundo, pero lo unico que puedo resumir es:

Si sueñas que puedes hacerlo, hazlo... y lo más importante es que cualquier cosa que hagas sea algo que te guste hacer...

Gustavo dijo...

Mire usté don Sandro.
No me lo imaginaba
cerca del instrumento.
Lo importante es competir,
vea.
Y no dejarse con el tiempo.